Una velada inolvidable

Ya creía que me dejaban tirao con toda la comida aquí. Ale decía … ve pelando patatas, ve pelando ajos, adoba la carne… que ahora voy … y no venía. Gema debió pasar toda la tarde lavándose el pelo del chocolate de la tarta de galletas y Raul llego el último …

Estos hechos me dieron el suficiente tiempo para llenar la casa de postits con notitas agradeciendo su presencia, las de los que no estuvieron y me hubiera gustado que estuvieran y celebrando el evento en sí, toda una Oda a la masculinidad … (brindemos otra vez por los hombres!!!)

La jefa de cocina se portó de maravilla, regalándonos con una estupenda degustación de varios platos antes de comernos unas pedazo de patas de cordero que salieron riquísimas, tarta de galletas de chocolate y un vinito de oporto dieron paso a las olimpiadas de juegos de mesa.

Primero el Party, que nos acabamos de cansar de jugar, viendo que el equipo de las chicas no tenía nada que hacer con el ingenio y sabidurías del de los chicos, después jugamos a uno de cartas que me trajeron de regalo, en este caso tuve que echar mano de mis habilidades de álgebra para una vez demostrar mi supremacía en el tablero.

Hubo más regalitos: un par de sillas, una botella de orujo, manteles y servilletas … un lujo para mi monovida.

El diseño de las invitaciones fue de Gema y Raul se encargo de la música ambiente de ascensor para no molestar mucho a los vecinos. Tuvimos buena comida, risa, besos y muuucho buen rolloooo…

Gracias a todos, la celebración de ayer fue una invitación a seguir por este camino, me lo pasé genial, sois lo peor!!! pero os quiero 😉

4 Responses to “Una velada inolvidable”


Comments are currently closed.